TRADUCCIÓN HECHA EN COLABORACIÓN

Published on 13 May, 2014

by Evren Ay

Para quienes no saben, la industria de la traducción es una parte importante del comercio mundial con un total de operaciones de 22.7 billones de dólares. Esta industria genera anualmente 35 mil millones de dólares y proporciona trabajo, tanto a tiempo completo como a tiempo parcial, a cientos de miles de personas.

Sin embargo, la forma en que las personas compran o realizan el servicio de traducción no ha evolucionado con el paso del tiempo.

Todavía se cree que la única manera de proporcionar una traducción de calidad es a través de una interacción individual con el cliente y un traductor experimentado.

Esto es una falacia.

Tener experiencia no significa necesariamente que un traductor sea bueno. En una charla TED, Bill Gates explica qué hace que alguien sea un buen educador y parece que el mismo ejemplo también es apropiado para los traductores. 

Se ha determinado que la antigüedad o permanencia en un puesto no son necesarias para ser un buen educador. Es un hecho que los buenos educadores son aquellos que sienten pasión por su trabajo como tales.

Lo mismo ocurre con los traductores: por lo general, los mejores son aquellos que sienten pasión por su trabajo, son intelectualmente curiosos y cuentan con conocimientos generales además de experiencia en el sector.

TED como tal es un buen ejemplo de esto.  Las charlas TED son transcritas y traducidas a muchos idiomas por voluntarios que sienten  pasión por lo que escuchan. Estas personas trabajan en colaboración para proporcionar servicios de traducción y transcripción gratuitos porque quieren compartir lo que les apasiona con aquellas personas que no hablan inglés. Todas las traducciones además tienen una revisión realizada por pares y el resultado final, aunque a veces es lento, es una manera rentable de traducir el contenido.

Trabajamos en este sector, y hace aproximadamente un año tuvimos la suerte de encontrar a personas con diferentes talentos que, al igual que nosotros, pensaban que el trabajo ‘en colaboración’ era la mejor opción.

Como se dijo en el principio, nuestro objetivo era, y sigue siendo, construir la plataforma de traducción humana más rápida del mundo.

Queremos que la traducción rápida y de alta calidad esté a disposición de quienes la necesiten, de modo que puedan expresarse profesionalmente y con toda exactitud en cualquier idioma. La traducción asistida por máquinas está en sus inicios, y el idioma es un medio en continuo cambio que, por el momento, la inteligencia artificial no puede interpretar.

Este objetivo solamente podrá conseguirse mediante el uso eficiente de traductores humanos talentosos.

Para quienes adquieran las traducciones, la rapidez, la alta calidad y los bajos costes son características suficientemente atractivas. “¿Y que pasará con los traductores?”, podrían preguntarse algunos colegas.

Para los traductores, las ventajas de MotaWord son dobles. En primer lugar, es una plataforma que resulta sencilla en cuanto a acceso y manera de trabajar. Y está inmediatamente a disposición del profesional de la traducción para ganarse la vida. Debido a su naturaleza cooperativa, MotaWord no abruma a los traductores con plazos de entrega, permitiéndoles la flexibilidad de participar en proyectos de traducción cuandoquiera que lo deseen, y traducir el volumen que deseen.

La segunda ventaja es el aspecto educativo. Por lo general, los traductores se limitan al tipo de trabajo que aparece en su curriculum, y un cliente no necesariamente elegiría a un traductor si su curriculum no muestra suficiente credibilidad en la materia.

Los traductores de MotaWord tienen la libertad de iniciar sesión y participar en proyectos aunque sea solo para ver a sus compañeros trabajar. Pueden elegir las partes con las que se sienten más cómodos y revisar las traducciones hechas por sus compañeros para adquirir experiencia en otras áreas en las que no se habían desempeñado  previamente.


Y un elevado nivel de calidad puede ser alcanzado con mucha mayor facilidad de forma colaborativa. Nuestros traductores son los primeros que se quejan del trabajo de baja calidad; los mismos colegas bien intensionados corrigen hasta los errores tipográficos en tiempo real. 

Todo esto se logra gracias a tecnología que permite a los traductores trabajar en colaboración en una plataforma basada en la nube. Esta formación colaborativa y de capacitación hace posible que  MotaWord encuentre traductores apasionados y que transmitan la pasión a otros en áreas temáticas en las que no podían aventurarse previamente.

Pensamos que ha llegado el momento de que esta industria adormecida y sus funcionarios se pongan al día con el siglo 21. Nosotros, el equipo detrás de MotaWord, tenemos el compromiso de ayudar a lograrlo, con la colaboración de nuestros colegas traductores.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN DE NOTICIAS